El dolor de rodilla es una queja común entre personas de todas las edades. Ya sea que se deba a una lesión o a alguna condición médica subyacente, el dolor de rodilla puede interferir con tus actividades diarias.

Para algunos, puede convertirse en un problema de por vida. No importa cuán grave sea su condición, hay algunos remedios caseros que pueden ser útiles para aliviar el dolor de rodilla:

1.    Masaje con aceites esenciales

El masaje es una excelente manera de obtener alivio de los síntomas del dolor de rodilla y de las articulaciones.

El uso de aceites esenciales para masajear las rodillas es aún más eficaz. Según algunos estudios, los aceites esenciales de jengibre y naranja funcionan bastante bien para deshacerse del dolor de rodilla. Libera la rigidez y reduce el dolor en la parte afectada.

2. Compresa de calor y frío

Tanto la compresa de calor como la de frío pueden ser beneficiosas para disminuir los síntomas del dolor de rodilla. Pero el tratamiento que elijas dependerá del tipo de dolor que sufras.

Si hay una inflamación, entonces debes evitar las compresas de calor, ya que puedes empeorar la situación. La terapia de calor es mejor para el dolor crónico como la artritis. En caso de lesiones deportivas, aplique una compresa fría.

3. Vinagre de manzana

Algunos estudios sugieren que el vinagre de sidra de manzana tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a obtener alivio del dolor crónico como la artritis.

Ayuda a restablecer la lubricación en las articulaciones, lo que reduce el dolor y facilita el movimiento de las piernas. Mezcla media taza de vinagre de manzana en un vaso de agua y beba el brebaje diariamente antes de acostarte.

4. Extracto de Jengibre

El aceite de jengibre, el extracto de jengibre o el jengibre crudo son buenos para las rodillas.

Esta hierba común de la casa está empaquetada con un compuesto llamado gingerol, que es antiinflamatorio por naturaleza. Puedes hacer té de jengibre y beberlo dos veces al día para aliviar el dolor de las rodillas.

5. Turmérico

La cúrcuma es una especia mágica que tiene una larga historia de uso medicinal. Esta especia amarilla contiene un poderoso compuesto antiinflamatorio llamado curcumina.

El compuesto ayuda a aliviar los síntomas del dolor y la inflamación de las articulaciones. Añade jengibre y cúrcuma en un vaso de agua y hiérvelo durante 12-15 minutos. Beba esta mezcla diariamente para obtener un poco de alivio.

6. Pimienta de cayena

La especia roja contiene un componente activo llamado capsaicina, que actúa como un analgésico natural. Mezcla una cucharadita de pimienta de cayena con dos cucharaditas de aceite de oliva para hacer una pasta. Aplica esta pasta en la zona afectada y masajea suavemente.

Te Puede Interesar :  Remedios caseros para la artritis en las manos

7. Sal de Epsom

La sal de Epsom contiene magnesio y sulfato que son ambos poderosos agentes de alivio del dolor. Reduce la hinchazón y alivia el dolor. Puedes poner una cuchara de sal de Epsom en el agua de la bañera y sumergirte en ella durante 30 minutos.

—-

Además de estos remedios caseros naturales, la realización de un ejercicio de bajo impacto también puede ayudar. Si el dolor persiste durante mucho tiempo, consulta a tu médico.