La mejor prevención para la osteoporosis que adelgaza los huesos comienza temprano – durante las dos primeras décadas de vida, cuando tu puedas influir más en tu masa ósea máxima al obtener suficiente calcio y vitamina D y hacer ejercicios de fortalecimiento de los huesos. Si tu tienes más de 20 años, no hay necesidad de desanimarte. Nunca es demasiado tarde para adoptar hábitos de conservación de los huesos según el artículo de harvard sobre el fortalecimiento de huesos.

Si tu eres un hombre menor de 65 años o una mujer premenopáusica, estas cinco estrategias pueden ayudarte a reforzar la fortaleza de los huesos como una protección contra el desarrollo de la osteoporosis.

Vigila tu dieta. Obten suficiente calcio y vitamina D, idealmente a través de los alimentos que consumes. Aunque los productos lácteos pueden ser las fuentes más ricas en calcio, un número creciente de alimentos, como el jugo de naranja, están fortificados con calcio. Las frutas, verduras y granos proporcionan otros minerales cruciales para la salud de los huesos, como el magnesio y el fósforo.

Mantèn un peso razonable. Esto es particularmente importante para las mujeres. Los períodos menstruales a menudo cesan en las mujeres que están por debajo de su peso – debido a una dieta deficiente o a un ejercicio excesivo – y eso suele significar que los niveles de estrógeno son demasiado bajos para apoyar el crecimiento de los huesos.
No fume y limite el consumo de alcohol. Tanto el fumar como el exceso de alcohol disminuyen la masa ósea.

Asegúrate de que tus entrenamientos incluyan ejercicios de soporte de peso. Los ejercicios regulares con pesas, como caminar, bailar o hacer ejercicios aeróbicos con pasos, pueden proteger tus huesos. También incluye entrenamiento de fuerza como parte de tu rutina de ejercicios.

Habla con tu médico acerca de tus factores de riesgo. Ciertas condiciones médicas (como la enfermedad celíaca) y algunos medicamentos (esteroides y otros) pueden aumentar las probabilidades de que tu desarrolles osteoporosis. Es importante hablar con tu médico para desarrollar una estrategia de prevención que tome en cuenta estos factores.